Guggenheim

Eliasson ha trabajado con espejos y reflejos desde mediados de la década de 1990. En esta sala se exponen Tu visión espiral (2002) y Tu ventana planetaria (2019) junto con una serie de obras colgadas: Esfera de viento frío (2012), Partícula de polvo de estrellas (2014) y En la vida real (2019).

Para el artista, estas obras de arte ofrecen algo más que una lúdica experiencia visual. En Tu visión espiral y Tu ventana planetaria, por ejemplo, la multitud de reflejos reconfiguran lo que vemos. Se nos presentan diferentes perspectivas al mismo tiempo y con ello percibimos nuestra posición de nuevas maneras. Tenemos la posibilidad de renunciar a controlar el espacio y dejarnos llevar por una cierta incertidumbre.

Cada pieza se estructura según un principio geométrico regular pero complejo. Al artista le interesan especialmente las espirales, pues generan una sensación de energía dentro y fuera del objeto gracias al juego de luces y sombras plasmado en las paredes circundantes.

En Tu futuro imaginario (2020), un arco semicircular montado sobre un espejo en el techo se combina visualmente con su reflejo con el fin de crear la ilusión de un aro gigantesco que atravesara la superficie del espejo, uniendo el espacio real de la sala con el espacio virtual que aparece en el espejo.