Guggenheim
Default image for artist

“Este año hemos trabajado con las estaciones: hemos aprendido a diferenciar sus características principales, hemos observado y plasmado lo que cada estación genera en nuestro entorno y hemos examinado cómo cambiamos nuestra forma de vestir y nuestros accesorios. Al compararnos con la persona de al lado, hemos averiguado que hay diferentes modos de hacer frente a las particularidades de cada estación. Todo ello, utilizando el arte como herramienta educativa y de la mano de 20 niños de 6 y 7 años.

En la infancia, la imaginación no suele tener límites y la planificación sirve de poco, pero, aunque habrá quien lo considere como una señal negativa, en el mundo de la creatividad es en general algo enriquecedor. Nos lleva a los artistas a “jugar” con nuestra imaginación continuamente; en cierto modo, nos pone en el lugar de los niños y este juego creativo se convierte necesariamente en un trabajo en equipo. Todos estamos al mismo nivel, incluso los adultos o profesores, ya que para nosotros también surge la oportunidad de aprender.”