Menú

Array
(
)
AJAX: header.getsubcategories

Fiona Tan

Desoriente

22 de diciembre, 2016 – 19 de marzo, 2017

Fiona Tan nació en 1966 en la ciudad de Pekanbaru, en el centro de la isla de Sumatra (Indonesia), de padre chino y madre australiana. Tan, que reside en Holanda desde 1988, se considera una “extranjera profesional”, emigrante de nacimiento, un hecho que imbuye muchas de sus obras. Con aguda profundidad sus trabajos combinan cine, vídeo y fotografía, analizando la formación de identidades en la cultura postcolonial y globalizada, y centrándose en los mitos y leyendas vinculados al Oriente colonial.

Tan produjo la videoinstalación a dos canales Desoriente (Disorient) en 2009 para el Pabellón de Holanda de la 53ª Bienal de Venecia, ciudad donde también se sitúan parcialmente la acción y la filmación de la obra. La obra refleja la historia de Venecia como eje estratégico del comercio con los recién descubiertos territorios de Asia entre los siglos XIII y XVI. El filme de Tan evoca el sueño de un “Gran Oriente”, especialmente tal y como lo narra Marco Polo es su célebre Libro de las maravillas del mundo (ca. 1298). Esta colección de historias —traducida y comentada largamente durante siete siglos— inspiró en Europa la imagen de un “Oriente de las maravillas” pese a la dudosa autenticidad de sus relatos, paradoja que Tan pone de relieve en su obra.

En Desoriente, la narración de Marco Polo—leída, casi susurrada por una voz masculina que habla de tierras y pueblos dispersos—surge de un altavoz situado entre dos pantallas enfrentadas. La mayor de ellas muestra un lento recorrido por una anacrónica colección de souvenirs y trofeos. Animales exóticos disecados, estatuillas de oro, suntuosas telas, porcelana fina, especias, amuletos, lámparas y otras reliquias junto a modernos adornos, moneda de varios países, televisores, e incluso una maqueta del Pabellón holandés de la Bienal de Venecia. Todos ellos se hallan en un solitario almacén, un gabinete de curiosidades orientales custodiado por un personaje misterioso y meditabundo (un occidental) ataviado con una túnica dorada. La pantalla situada enfrente muestra un montaje de imágenes, contemporáneas aunque no fechadas, que describen las actuales condiciones de vida y del trabajo en los lugares supuestamente visitados por el famoso explorador veneciano. Estos fragmentos, obtenidos en Afganistán, Iraq y China, muestran a trabajadores en sus fábricas y la producción en masa, escenas de revueltas, pobreza, explotación y supervivencia en lugares contaminados y en ruinas. Estas imágenes en conjunto documentan indirectamente la creación, recopilación, envío e instalación de los lujosos bienes que se ven en la primera pantalla. Como sugiere el título de la obra, la yuxtaposición de estas dos narraciones, aparentemente irreconciliables aunque profundamente conectadas, genera una sensación de desorientación. A través de la transformación del almacén en escenario y archivo de la memoria cultural y del mito moderno, Tan realiza una reconstrucción —a la vez recuperación y recuerdo imaginario— de la legendaria Asia de Maco Polo.

Fiona Tan
Desoriente (Disorient), 2009
Instalación de vídeo digital de dos canales. 17 min y 19 min
© Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York.
Adquirida con los fondos aportados por el Comité Internacional del Director, 2014 1014.120
© Fiona Tan, VEGAP, Bilbao, 2016

×