Guggenheim

Atendiendo a su significado clásico, un retrato muestra el aspecto de una persona concreta. Sin embargo, el alcance profundo de esa representación no radica únicamente en la apariencia externa: también debería expresar el carácter y las emociones de esa persona. Las cabezas cosidas a mano con retazos de telas de las Celdas retrato (Portrait Cells), construidas ex profeso, funcionan como formas simbólicas que representan sentimientos humanos elementales; en este sentido, son retratos de estados emocionales. Muchas de las cabezas están confeccionadas con ropa y mantas de la colección personal de la artista. El trabajo con telas es característico de la obra tardía de Bourgeois y evoca su más tierna infancia, cuando observaba cómo su madre cosía y restauraba tapices.