Guggenheim

Corazón independiente rojo presenta un enorme “corazón de Viana”, pieza icónica de la filigrana portuguesa, íntegramente formado por cubiertos de plástico de color rojo. Suspendida de un eje, la pieza ejecuta un movimiento rotativo que evoca los ciclos de la vida y el eterno retorno, acompañado por el sonido de tres fados con un profundo significado, interpretados por Amália Rodrigues, estrella de la música portuguesa de la segunda mitad del siglo xx: Estranha Forma de Vida [Extraña forma de vida], Gaivota [Gaviota] y Maldição [Maldición]. El título de la obra está tomado precisamente de uno de los versos del primer fado, compuesto por Alfredo Duarte (Marceneiro) y Amália Rodrigues. La letra de la canción habla del conflicto entre la emoción y la razón. Esta obra de arte inspirada en una preciosa pieza de orfebrería, al multiplicar el uso de cubiertos de plástico logra la abstracción de la forma original, de tal modo que los referentes originales emergen transfigurados por nuevos esquemas sociales y artísticos, exponiendo así la artificialidad de las fronteras trazadas entre lujo y banalidad, entre cultura popular y alta cultura. Corazón independiente rojo se presenta como una potente y emocionante instalación de sonido y movimiento dedicada al amor, uno de los temas recurrentes en las letras del fado.