Guggenheim

Durante su estancia en la Academia de Bellas Artes de París, descubre el arte fauve de André Derain y Henri Matisse en su presentación oficial en el Salón de Otoño de 1905. Los artistas fauve (bestias) —término que les otorgó el crítico de arte Louis Vauxcelles— buscaban expresar las sensaciones que les producía la naturaleza a través del color puro. Los paisajes de Braque de esta primera etapa en L’Estaque en 1906 y en La Ciotat en 1907, reflejan su interés por la obra de Paul Cézanne, que acababa de fallecer, así como su conversión al espacio-color del Fauvismo.