Guggenheim

Gallo pop es una obra de arte pública monumental basada en uno de los símbolos más importantes de la cultura portuguesa: el gallo de Barcelos. Conocedora de su valor estético y fuerza simbólica, la artista recrea el gallo de Barcelos con una mirada contemporánea, uniendo la tradición del azulejo portugués hecho a mano con la moderna tecnología led.

Respetando la riqueza estética del gallo de Barcelos, Vasconcelos realiza cuatro importantes transformaciones en este símbolo: lo amplía a escala monumental (10 metros de altura); lo reviste con unos 17.000 azulejos diseñados en el estudio de la artista y fabricados y pintados a mano en el centenario taller Viúva Lamego; e introduce un espectacular juego de luz y sonido que incluye una composición del músico Jonas Runa y cerca de 15.000 bombillas led que cubren las coloridas superficies de la obra y van dando lugar a distintas interpretaciones, a medida que se transforma la pieza según avanzan las horas del día. La extraordinaria riqueza de las múltiples simbologías asociadas al gallo en distintos países y culturas confiere a la obra una dimensión internacional de gran singularidad.