Guggenheim

A comienzos de los años noventa y como parte de un proyecto de ampliación del Hospital Lindberg, ubicado en la localidad suiza de Winterthur, Thomas Struth fue invitado por el director del Kunstmuseum de la ciudad, el Dr. Dieter Schwarz, para decorar con fotografías las nuevas habitaciones. A lo largo de varias visitas, Struth llegó a empatizar con lo que sienten los pacientes durante una estancia hospitalaria de larga duración. Fotografió paisajes de la región y situó estas imágenes frente a cada cama, de manera que el paciente pudiera ver motivos que le resultaran familiares. Sobre cada cabecera, Struth colgó un primer plano de una planta que, como si fuera un retrato, mostraba su individualidad, belleza y vulnerabilidad, convirtiéndose en una metáfora de la situación del paciente.