Guggenheim

Tras la guerra la serie dedicada a los billares le sirve a Braque para recuperar con un nuevo empuje el espacio visual cubista y sus juegos de transformaciones geométricas basadas en la homotecia. La ausencia de presencia humana en estas obras se mitiga con la representación de las múltiples vistas parciales que un jugador tiene sobre el tapete y por la representación de las fuerzas irracionales que mueven las bolas de villar.