Guggenheim

No hay nubes ni cielos más atractivos que los de Richter y John Constable, ni percepción del ser humano en el mundo más distante que la de Caspar David Friedrich y Richter, pero no podemos abstraernos y tender a compararlos, como se ha hecho en numerosas publicaciones. Constable, en sus “estudios de nubes”, deseaba evidenciar la pincelada, y con la ayuda de la espátula y los pinceles conseguía trasladar de manera expresiva las texturas del paisaje que contemplaba al lienzo. Richter, en sus marinas, utilizó una técnica de desdibujado con escobillas de goma, aplicando el pigmento muy diluido, para lograr la superficie lisa de una fotografía.