Guggenheim

En 1974, Krasner encontró una vieja carpeta con obras suyas, entre ellas una serie de dibujos realizados en la Hofmann School que decidió utilizar como materia prima para una nueva serie de collages. Buscando una “incisión precisa”, arremetió contra los dibujos tijera en mano, cortó las obras en formas angulosas y las dispuso en dinámicas composiciones sobre el lienzo, situándolas de tal modo que reflejaran una imagen especular de la geometría de los dibujos originales. Añadió las imágenes espectrales que aparecían en el reverso de algunas de las hojas y dejó otras zonas del lienzo sin trabajar, sugiriendo el espacio vacío que rodea a un modelo desnudo.

Los collages se expusieron en la Pace Gallery en 1977 bajo la denominación Once maneras de utilizar las palabras para ver, pero Krasner otorgó a cada una de las obras el título de una forma verbal diferente. La crítica hizo referencia a su imaginativo uso de su trabajo anterior.