Guggenheim

A principios de la década de 1970, la obra de Krasner evolucionó, pasando de las suaves formas biomórficas de sus últimas creaciones a unas composiciones abstractas de bordes rígidos. Había adquirido su reputación como colorista en la exposición que en 1955 acogió la Stable Gallery y con su más reciente Serie primaria, pero en aquel momento su producción tenía una energía más calmada. Como observó la historiadora del arte Cindy Nemser, aquellas nuevas pinturas parecían “expansivas a la par que contenidas […] majestuosas [y] lentas”.

Expuestas en primer lugar en la Marlborough-Gerson Gallery, estas pinturas formarían un destacado conjunto en la muestra Lee Krasner: Large Paintings, comisariada por Marcia Tucker y celebrada en el Whitney Museum of American Art en 1973, la primera gran exposición individual de su obra en una institución pública de Nueva York, su ciudad natal. Las pinturas dan fe de la fuerza creativa que poseía Krasner incluso en la última etapa de su carrera. Palingenesia, la obra de mayores dimensiones exhibida en este espacio, toma su título de la palabra griega que significa “renacimiento”, concepto fundamental en la práctica de Krasner. Como explicó la artista en una entrevista que le hizo la conservadora Barbara Rose, “evolución, crecimiento y cambio continúan. El cambio es vida”.