Guggenheim

En la performance de Ono Pieza cielo para Jesucristo, los músicos de una orquesta son envueltos en vendas mientras interpretan un concierto, de tal manera que, al final, ya no pueden seguir tocando. El título no hace referencia a temas cristianos, sino a John Cage (J. C.), cuya veneración como autor de culto se pone, así, en entredicho. Para Ono, el cielo constituye la encarnación de la libertad, como contraposición a las ataduras internas y externas que se visualizan en esta performance. Aquí, durante la primera representación de la performance en 1965.