Guggenheim

La artista británica Tacita Dean pasó algún tiempo en Los Ángeles en 2015, investigando en el Getty Institute. Visitó a Hockney y posteriormente le filmó, mientras fumaba ensimismado, para su obra Retratos (Portraits, 2016). Cuando Dean fue al estudio de Hockney, le acompañaba su hijo de once años Rufus. A Hockney el niño le recordó a él mismo cuando tenía su edad, y sintió la necesidad de pintarlo. Rufus fue un excelente modelo y se tomó muy en serio todo el proceso.

“Fue algo totalmente espontáneo; yo llevaba lo que me pongo cada día, aunque es verdad que es muy inusual: traje y corbata. Como no tenía ni idea de que me iba a pintar, no me vestí de manera especial. Llevo un chaleco de tweed, una corbata roja, pantalones azul oscuro, camisa blanca y zapatos de vestir”. Rufus Hale