Guggenheim

Igual que Henri Michaux se apasionó por el universo sonoro, fueron muchos los compositores que se interesaron por realizar adaptaciones musicales de sus escritos. Grandes figuras, como Pierre Boulez o Witold Lutosławski, tratarán de reflejar musicalmente la esencia de algunos de sus poemas, y otros le rendirán un homenaje póstumo, como Giacinto Scelsi en su Cuarteto de cuerda n.º 5. Boulez, por ejemplo, muy crítico con la mayoría de los autores que escribían sobre música, solía alabar los textos y las críticas musicales de Michaux.