Guggenheim
Warhol b

El Museo Guggenheim Bilbao quiere rendir homenaje a Germano Celant (Génova, 1940–Milán, 2020) con ocasión del cierre de la exposición Richard Artschwager, último proyecto realizado por quien fue un admirado colaborador, un interlocutor habitual y una presencia inspiradora tanto para este Museo como para el conjunto de Museos Guggenheim durante más de treinta años.

La notable retrospectiva de Artschwager, presentada entre febrero y agosto de 2020 y organizada en colaboración con el MART Museo d’Arte Moderna e Contemporanea di Trento e Rovereto, lleva el sello inconfundible del estilo curatorial, explosivo y bello, de Germano Celant. El recorrido casi laberíntico, lleno de sorpresas, asociaciones de ideas y obras, la síntesis narrativa y el humor habrán sin duda impactado a cuantos hayan podido visitarla física o virtualmente en este insólito año que nos deja, entre otras muchas pérdidas inconsolables, la del propio Germano. Esta habrá sido su quinta gran exposición en Bilbao, tras las memorables presentaciones dedicadas a Andy Warhol (1999–2000), Anselm Kiefer (2000), la Colección Panza (2000–01) y Giorgio Armani (2001).

Precursor e iconoclasta, crítico de referencia y confidente de muchos de los grandes creadores de su tiempo, Germano Celant será recordado como una de las figuras que han dado forma al arte contemporáneo del siglo XX y también del XXI. Resulta difícil escoger los hitos principales de su larga carrera, desde la definición del Arte Povera en 1967 hasta los apabullantes recorridos históricos de Arts & Foods en 2015 y Post Zang Tumb Tuuum en 2018, pasando por la dirección artística de la 47ª Bienal de Venecia, entre otros muchos. En este sobresaliente itinerario destaca también su nombramiento como curator de arte contemporáneo del Solomon R. Guggenheim Museum de Nueva York en 1988, con el que se abrió un camino marcadamente internacional para la institución. Poco tiempo después, la idea de una entidad museística con múltiples centros y sedes en el mundo se formula bajo el liderazgo de Thomas Krens y con la activa implicación de Germano, y acaba materializándose gracias a la visión de las Instituciones Vascas con la inauguración del Museo Guggenheim Bilbao en 1997.

Germano promovió, en todo, lo que él mismo llamaba “una visión de 360 grados”, a la cual se unía su incomparable capacidad de hallar y desvelar vínculos y crear puentes entre ámbitos en apariencia distantes. Convencido del carácter continuo del espíritu artístico de nuestro tiempo, Germano no dudó en sumergirse en los ámbitos de la arquitectura, el diseño, la moda y la gastronomía con la misma fascinación que le guiaba en el arte. Así, apoyó el diseño radical italiano en los años setenta y, a principios de los ochenta, fue el primero en celebrar la genialidad de Frank Gehry, arquitecto al que le uniría una perdurable amistad artística y personal.

Erudito y popular, multidisciplinar, energético e inconformista, Germano Celant se distinguió por una curiosidad que hacía entrar todas las categorías dentro de un mismo horizonte, el del conocimiento humano. Su legado no solo será historia viva de nuestro tiempo, sino que será también inspiración constante para el futuro.

Juan Ignacio Vidarte
Director General, Museo Guggenheim Bilbao
Deputy Director & Chief Officer for Global Strategies, Solomon R. Guggenheim Foundation

 

MÁS SOBRE LA EXPOSICIÓN →