Guggenheim
foto2 cezanne

Morandi pasaba los veranos en su estudio de Grizzana, un lugar recóndito en las colinas de la región de Emilia Romaña. Aquel idílico entorno influyó en su trabajo, como se aprecia en su Paisaje de 1927 que evoca la rica tradición paisajística anterior a Morandi.

En Paisaje, Morandi recuerda su estudio a través de los ojos de artistas como Paul Cézanne (Aix-en-Provence, 1839–1906). Los contrastes entre los tonos verdes, grises y marrones recuerdan a La casa con las paredes agrietadas, que aparecía reproducida en un libro que Cézanne publicó el mismo año que Morandi pintó esta escena.

Incluso en blanco y negro se podían apreciar fácilmente los rápidos cambios tonales en la superficie del cuadro de Cézanne. Las reproducciones en blanco y negro también influyeron en la práctica del grabado de Morandi, medio que le proporcionó una nueva manera de explorar los temas de sus obras. En su Paisaje de 1927, Morandi emplea esta técnica para contemplar su estudio de Grizzana bajo una nueva luz.

Reproducción de La casa con las paredes agrietadas de Cézanne en Julius Meier-Graefe. Cézanne.
Traducción de J. Holroyd-Reece. Londres
Scribner, 1927. Columbia University Library, Nueva York