Guggenheim
4palais de tokyo performances

En lugar de “hacer arte”, Esther Ferrer utiliza la expresión “hacer cosas” para referirse a su trabajo creativo. El uso de esta expresión hace patente su incomodidad con el término o la categoría de “artista”, que, aun así, ella misma emplea, si bien exclusivamente para que la gente entienda a qué se dedica. Su planteamiento personal y artístico se rige por su deseo de libertad y de no traicionar sus ideales, lo que le ha permitido romper barreras y abrir ante sí un campo infinito de posibilidades creativas. Feminista por convicción, convirtió su propio cuerpo en el mejor instrumento para criticar la cultura patriarcal y reivindicar de manera enérgica la visibilidad de la mujer en la escena artística nacional e internacional, predominantemente masculina, en la que ella se desenvolvió. Buena prueba de ello es, por ejemplo, la performance Íntimo y personal, que ha representado en numerosas ocasiones desde 1973. En ella, la artista mide su cuerpo y el de otras mujeres y hombres con el objetivo de oponerse a la belleza idealizada que impregna la publicidad y la moda.

Esther Ferrer
Íntimo y personal
Performance
Palais de Tokyo, Centre d'art contemporain. 14, 15 y 16 de febrero, 2014
© Esther Ferrer, VEGAP, Bilbao, 2018
Archivo Fotográfico Palais de Tokyo, París