Guggenheim

La pieza La vida es un cuerpo del que formamos parte(Life is a Body We are Part of−A vida é um corpo do qual fazemos parte) fue creada con motivo de la muestra Madness Is Part of Life, celebrada en el Espace Louis Vuitton Tokyo en 2012. Esta escultura multicolor suspendida del techo y realizada con la técnica manual del ganchillo, simboliza la concepción que el artista tiene de la vida, según la cual no existe una separación entre las personas y la naturaleza. Dividida en dos partes, la masculina ─el pasillo colgante─ y la femenina ─la plataforma que se encuentra en la parte superior─, esta pieza recrea la fecundación, el momento en que un espermatozoide se introduce en un óvulo, el comienzo de la vida.

El artista empezó a utilizar el ganchillo en 1994, con la intención de fabricar tejidos sin costuras. Desde entonces, emplea esta técnica manual para tejer células circulares, formando paredes que luego se rellenan con bolas de plástico. Neto expresa su preferencia por trabajar con materiales y realizar actividades tradicionalmente atribuidas a la mujer. Al respecto, el artista explica: "Me encanta la idea de continuidad entre hombre y mujer, en el sentido moral, pero también en el sentido psicotopológico. Hembra y macho son solamente negativo y positivo. Es como el vaciado de una escultura: tenemos el modelo y un molde. Me interesa mucho esa ambigüedad".

Según afirma Neto, durante años ha querido moverse a través del espacio, por encima del suelo, o dibujar una línea que permita trepar y flotar en el aire, en la atmósfera. Con la pieza La vida es un cuerpo del que formamos parte, se propuso crear una leve sensación de vértigo. El artista nos invita a pensar acerca de la estabilidad, una condición que a veces damos por sentada, y a replantearnos "la manera en que nos movemos, en que deseamos y tememos".

Solo pueden acceder a esta pieza ocho personas cada vez. Para ello, el visitante debe despojarse de artículos personales como zapatos, bolsos y demás elementos, incluida la audioguía, que podrían engancharse en el tejido de la pieza. Con el fin de facilitar el acceso a esta pieza al máximo número de visitantes posible, el público no debería permanecer en ella más de 15 minutos. Al salir, el visitante debe recuperar sus objetos personales.

Lugar para diseño (Lugar Desenho, 2002) también permite la interacción del público. En este espacio tendrán lugar varias actividades de martes a domingo, a determinadas horas. Los orientadores del Museo facilitarán más información sobre la obra.