Guggenheim

"En Banalidad intentaba decir que la gente debe sentirse segura de su pasado, debe aceptar su pasado. Esa era la manera más directa con la que empecé a hablar de que la gente no permitiera que el arte fuera discriminatorio".

Antes de adentrarse en la serie Banalidad, visitó varios talleres europeos especializados en tallas de madera religiosas y en la fabricación de estatuillas decorativas de porcelana. Koons les encargó la realización de una serie de esculturas sobre temas tan icónicos de la sociedad contemporánea como Michael Jackson con su chimpancé Bubbles ─que adopta una composición piramidal que recuerda a la Piedad de Miguel Ángel— y otros que remiten a postales de felicitación comerciales, objetos de regalo de las tiendas de los aeropuertos o que recuerdan a la iconografía religiosa. Estas obras, recibidas por la crítica como excesivamente edulcoradas, de nuevo reúnen de manera armónica elementos encontrados u opuestos: erotismo e inocencia, cultura popular contemporánea y cultura elitista barroca.