Guggenheim

La Gran Depresión de la década de 1930 obligó a Krasner a abandonar la Academia y a matricularse en un curso para profesores del City College de Nueva York, donde la formación era gratuita. Mientras estudiaba comenzó a asistir a clases de dibujo del natural en Greenwich House con Job Goodman, que había sido discípulo del pintor regionalista Thomas Hart Benton y defendía un método clásico de dibujo inspirado en maestros del Renacimiento como Miguel Ángel. Las obras que se presentan aquí muestran la desinhibición de Krasner con respecto al cuerpo desnudo, y su empleo de la barra conté para acentuar la musculatura de los modelos.

En 1937 Krasner obtuvo una beca para estudiar en la escuela de Hans Hofmann, artista alemán vinculado con la modernidad que había vivido y trabajado en París junto a Picasso y Matisse, dos pintores que Krasner consideraba “dioses”. Hofmann enseñaba una versión del Cubismo Analítico, y estaba particularmente interesado en la tensión entre el plano y la tridimensionalidad, lo que él denominaba el “tira y afloja” de la obra. Los dibujos que aquí se exponen muestran las primeras incursiones de Krasner en la abstracción.