Guggenheim

Donna De Salvo, Andy Warhol Retrospective, cat. expo. Londres, Tate, 2001, págs. 50–51.

“Al ser su autor un artista conocido en esos años por sus obras de personas famosas, y que había explotado con tanto éxito un tipo de contenido provocativo y referencial, Shadows debía haberse interpretado como una anomalía. Se ha definido Sombras como una declaración existencial, como todo y nada, como algo fugaz, variable y tan intangible como las sombras reales. También se ha definido como una reflexión en torno al propio acto de pintar. Pero, invariablemente, se ha clasificado como una obra perteneciente a su última etapa, junto con las obras Rorscharchs, Camuflaje (Camouflage) y Oxidación (Oxidation) […] Cada una de las estrategias visuales que se emplea en estas pinturas es igual a aquellas utilizadas diecisiete años antes. Tal y como sucede con las pinturas serigrafiadas anteriores, aunque a primera vista parezca que todos los lienzos son iguales —una creencia enfatizada por el motivo repetitivo de la sombra—, no lo son. Nuestra mirada se mueve de lienzo en lienzo de forma instintiva, buscando nueva información.

La diferencia radica en el color y en la brillantez del trazo, efectuado con la mopa y la técnica serigráfica. Las combinaciones de color y el arco cambiante de la sombra se confabulan para crear un campo fascinante e hipnótico, que transmite una sensación de pura belleza trascendente”.

Julian Schnabel, “Shadow Paintings”, Andy Warhol: Shadow Paintings, cat. expo., Nueva York, Galería Gagosian, 1989

“El modo en que utilizó la pantalla, como si fuera un pincel o una brocha más, es el emblema impreso de su comportamiento. Y su decisión de seleccionar y actuar sin interpretación, sin explicación, fue la negación total del sentimiento. Ningún otro pintor ha llegado a ese nivel de radicalidad gestual y de negación de sí mismo […] Esta pinturas se ciernen sobre nosotros como la sombra del límite de la vida. Estas pinturas son el toque de Andy Warhol, su distancia […] Hay mucho en ellas, todas las imágenes de las obras de Andy atraviesan la luz y la sombra de estas pinturas, que se expresan y reafirman en esta visión del hecho existencial”.