Guggenheim

En 1935 Carlotta Corpron crea un curso de “fotografía creativa” en la Texas Woman’s University de Denton basado en la exploración experimental de este medio. Recurriendo a la luz como material fundamental, Corpron aboga por el empleo de un “modulador lumínico”, una caja perforada en la que se pueden colocar objetos para fotografiarlos. También impulsa el uso de espejos, prismas, papeles recortados, cubos de cristal y persianas venecianas con la intención de refractar, deformar y reflejar la luz en las superficies de objetos diversos. Ida Lansky y Barbara Maples participaron en este curso abierto; la última de ellas, empleando agua y aceite entre dos placas de cristal, logró realizar sorprendentes fotografías. Aunque siguen siendo relativamente desconocidas fuera de EE. UU., estas obras atestiguan la importancia de las innovaciones teóricas y formales derivadas de la New Bauhaus de Chicago de László Moholy-Nagy, cuyo pensamiento dejó una profunda huella en Carlotta Corpron.