Guggenheim

En 1998, ante el inminente cambio de milenio, Thomas Struth fotografió la jungla de Daintree, en el nordeste de Australia. Posteriormente, el artista tomó imágenes de bosques, selvas y junglas de países como China, Japón, Alemania, Brasil, Perú y EE. UU., en las que califica como sus obras “más intuitivas”. Pretendía que las fotografías pudieran ser contempladas al margen de su identificación o categorización: su impresión del negativo completo, el gran formato adoptado y la singularidad del tema favorecían un proceso de aprehensión basado enteramente en los sentidos. El título de este conjunto de trabajos evoca la particular percepción de un paisaje abarrotado, imposible de clasificar en el espacio y en el tiempo.