Guggenheim

Bourgeois realizó seis grabados de gran formato, coloreados a mano, en colaboración con el editor Benjamin Shiff, al final de su vida, en 2010, el mismo año de su muerte.

Bourgeois realizaba en su casa cada grabado, directamente sobre planchas de cobre con una capa de cera, que a continuación estampaba sobre papel con diferentes texturas y tonalidades. Una vez impresos, la artista coloreaba los dibujos con tinta, acuarela, lápiz y gouache. Estas vibrantes y dinámicas imágenes de gran tamaño muestran formas humanas, vegetales, animales o abstractas acompañadas de textos escritos a lápiz, frases cortas, como de despedida, trazadas a mano por la anciana artista. La del último dibujo dice: “Estoy haciendo las maletas”.