Guggenheim

William Kentridge es una figura de referencia de la historia reciente de la videoinstalación, que en su caso funciona siempre como lugar de cruce entre coreografía y dibujo, gesto, borradura y línea. El predominio del blanco y negro conecta la textura tradicional de la película cinematográfica con las prácticas gráficas: carboncillo, grafito, tinta. En esta instalación de nueve pantallas, Kentridge invoca el genio fundador de Georges Méliès, padre del cine, a la vez que realiza un autorretrato onírico, usando el estudio del dibujante como escenario cósmico y poniendo en escena tanto su cuerpo como su práctica cotidiana. 7 Fragmentos para Georges Méliès, el conjunto de filmaciones que da título a la exposición, va acompañado de otros dos componentes, también realizados en 2003 y titulados, respectivamente, Día por noche (en relación al trabajo de inversión de blancos y negros en el negativo fotográfico) yViaje a la luna (implícito homenaje a la obra maestra homónima realizada por Méliès en 1902). Esta última pieza sonoriza dramáticamente la totalidad del espacio gracias a la música original de Phillip Miller.

Comisario: Manuel Cirauqui

William Kentridge
7 Fragmentos por Georges Méliès, Día por noche y Viaje a la luna (7 Fragments for Georges Méliès, Day for Night and Journey to the Moon), 2003
Videoinstalación de 9 canales con sonido, película de 16 mm y 35 mm basada en acción en directo, video y dibujo animado, transferidos a video, a color
Cortesía del artista y Fundació Sorigué
© William Kentridge