Guggenheim
Like Beauty In Flames

En 1997 Jenny Holzer (1950) fue invitada por el Museo a producir una obra para un espacio que ella misma escogería: ese sería la sala 101 (ubicada junto al Atrio), en cuyas paredes se reflejan parte de los textos luminosos de los paneles que componen Instalación para Bilbao. Como es habitual en su trayectoria, también aquí el empleo del lenguaje resulta fundamental.

En el año 2021, Holzer recurrió a la realidad aumentada para ofrecer en un soporte nuevo sus paneles de diodos luminosos: la obra LIKE BEAUTY IN FLAMES puede disfrutarse descargando a través de un código QR la aplicación que permite, a través de la pantalla de un dispositivo, fundir nuestra realidad tangible con una realidad virtual en la que uno de los característicos paneles de la artista se pliega, se retuerce y mueve por el Atrio del Museo. Esta obra puede activarse en cualquier altura del edificio, pero su punto de partida se halla en esta tercera planta, frente a otra de sus creaciones, los bancos de mármol Pareja Arno.