Guggenheim
Édouard Vuillard
Place Vintimille, 1909–10

Color a la cola sobre papel marrón Kraft, montado sobre lienzo
Dos paneles; izquierdo: 200,1 × 70 cm; derecho: 200,2 × 70 cm
Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York
Colección Thannhauser, donación, Justin K. Thannhauser 78.2514.74
© Édouard Vuillard, VEGAP, Bilbao, 2018
Foto: © Solomon R. Guggenheim Foundation, Nueva York (SRGF)

Introducción

“Hay dos inclinaciones en mí: el estudio de la percepción exterior, plagado de dolorosas experiencias, peligroso para mi humor y mis nervios. Y el estudio de la decoración pictórica (…) que debería ofrecerme la tranquilidad de un trabajador.” [1].

Édouard Vuillard (1868–1940) nació en 1868 en Cuiseaux, un pueblecito francés próximo a la frontera suiza. Cuando tenía nueve años, se trasladó con su familia a París. Su padre, oficial del ejército retirado, falleció varios años más tarde, dejando a su madre, Marie, con tres hijos y una exigua renta. Ella provenía de una familia de diseñadores textiles y, para ganarse la vida, primero regentó un comercio de lencería y, posteriormente, un negocio de costura en los distintos apartamentos parisinos en los que la familia fue residiendo sucesivamente.

Édouard vivía con su madre, que fue siempre su mayor apoyo, rodeado de las mujeres y los tejidos que abarrotaban el taller de costura. En sus pinturas, Vuillard se limita principalmente a escenas de interiores atestados de objetos, pero acogedores, a menudo utilizando a su madre y a su hermana como modelos. Estas escenas se caracterizan por un abundante uso de motivos estampados —papel pintado, tapicerías y tela de vestidos— yuxtapuestos en abigarradas composiciones para crear un efecto similar al de un collage.

En 1888, Vuillard estudió brevemente con Jean-Léon Gérôme en la École des Beaux-Arts, pero no le gustó su enfoque conservador. Más tarde, ese mismo año, pasó a la Académie Julian, donde conoció a otros jóvenes artistas que renegaban tanto del arte académico como del Impresionismo. Vuillard estableció lazos con ese grupo, conocido como los Nabis. A finales de siglo, estaba haciendo llamativos murales a gran escala y biombos decorativos y, más adelante, retratos de familias francesas pudientes. Aunque el arte de Vuillard siguió siendo figurativo, su enfoque, tan centrado en la superficie pictórica en sí —el fondo aplanado, a veces sin pintar, decorado con figuras que se integraban en el entorno— anunciaría algunos de los elementos de la abstracción que se impondrían en el siglo xx.

En 1908, Vuillard y su madre se mudaron a un apartamento ubicado en el edificio del número 16 de la rue de Calais, haciendo esquina, con vistas a la Place Vintimille (conocida en la actualidad como “Place Adolphe Max”). Entonces, como ahora, el pequeño parque, con sus esbeltos árboles y la estatua del compositor decimonónico Hector Berlioz, ofrecía un remanso de paz a paseantes, turistas, niños que jugaban y niñeras. A lo largo de los siguientes veinte años, Vuillard dibujaría, pintaría y fotografiaría este parque desde todos los ángulos y perspectivas imaginables.

Ese fue el barrio en el que Vuillard pasó su juventud y en el que vivían numerosos amigos y compañeros artistas. Los dos paneles de la colección Thannhauser representan las vistas exteriores que ofrecía la ventana de su apartamento, situado en la quinta planta; cada una de las tablas muestra con sumo detalle una hora del día y unas condiciones meteorológicas diferentes, así como detalles específicos fruto de la exhaustiva observación del artista. Estas dos vistas de la Place Vintimille forman parte de un grupo más extenso de cuatro paneles en los que Vuillard trabajó desde 1908 hasta 1910, en respuesta a un encargo del célebre dramaturgo Henry Bernstein. Las obras no forman un todo continuo, sino que más bien captan distintos sectores de la elipse que describe el parque. Si bien actualmente la estatua de Berlioz descansa sobre un pedestal más bajo, el pequeño parque y las casas circundantes se mantienen prácticamente intactos.

Preguntas

Muestre en clase Place Vintimille, 1908–10 y pida a sus alumnos: describid lo que veis en estas pinturas. ¿Dónde estamos? ¿Cuándo? ¿Cómo lo sabéis? ¿Qué actividades observáis?

¿Qué estación del año parece retratarse en estos cuadros?

¿Qué día de la semana y qué hora del día podrían estar reflejados? Razonad vuestras respuestas con observaciones específicas extraídas de las pinturas.

Proporcionad un “parte meteorológico” que describa las condiciones atmosféricas a las que se enfrentan las personas que aparecen en la calle. ¿Qué ropa escogeríais para llevar en un día como este?

¿Desde qué lugar trabajaría el artista mientras pintaba? ¿Cómo lo sabéis?

¿Qué aspecto podría tener la Place Vintimille en la actualidad? Enumerad las cosas que podrían haber cambiado. ¿Por qué creéis que Vuillard decidió pintar tantos paneles del mismo parque?

¿En qué se parece este parque al parque de vuestro barrio? ¿En qué se diferencia?

Actividades

Escoge un lugar de tu barrio que sea especial para ti. Haz una lista de palabras que asocies con ese emplazamiento. ¿Qué características son importantes para ti? Escribe un poema que refleje cómo te hace sentir ese espacio.

Además de sus pinturas y dibujos, Vuillard tomó decenas de fotografías del parque y las utilizó como referencias visuales. Escoge un lugar que te resulte familiar y fotografíalo a lo largo del tiempo, a medida que se suceden las estaciones, a distintas horas del día, en diversas condiciones meteorológicas. Reúne todas las imágenes. Analiza y comenta cómo los cambios en el entorno afectan a la atmósfera de las fotografías. ¿Cuáles prefieres? ¿Cuáles te parece que se corresponden más con tu forma de ver ese lugar?

Con ayuda de una grabadora, crea una banda sonora que acompañe a esas pinturas y que incluya todos los sonidos que se encuentran implícitos en los paneles.

Realiza una segunda grabación que incluya sonidos del parque de tu barrio. ¿En qué se diferencian? ¿En qué se parecen?

Vuillard decidió trabajar al temple por varios motivos. Si bien es una técnica que requiere tiempo de preparación, le proporcionaba una superficie mate y opaca, que le resultaba más agradable que la de otros tipos de pintura.

¿Sabrías citar otros casos en los que utilizar un proceso más laborioso merece el tiempo y el esfuerzo invertidos si atendemos al resultado? Crea un sencillo bodegón y dibújalo o píntalo con tres medios distintos. Por ejemplo, pinta el mismo bodegón en acuarela, témpera y pastel. ¿Cómo influye ese detalle en el impacto que provoca la obra? ¿Qué medio prefieres para esta obra en concreto? ¿Por qué?

¿Cuál es tu vista favorita desde una ventana? ¿Qué hay en esa panorámica que te atraiga? Para captar esa escena, puedes pegar un acetato transparente con celo sobre una ventana. Con un rotulador negro, dibuja los contornos de la vista que se aprecia al otro lado de la ventana.

Asegúrate de cerrar un ojo y no mover la cabeza mientras dibujas. Una vez que hayas terminado, retira el dibujo de la ventana y colócalo sobre una hoja de papel blanco. Continúa completando el dibujo que has hecho, añadiendo detalles y color.

VOCABULARIO

Nabis (hacia 1888): grupo de pintores designado a partir de la palabra hebrea “profeta”. Los Nabis creían que lo más importante no era representar cosas, sino suscitar impresiones y sensaciones. Además de pinturas, hicieron ilustraciones, carteles y caricaturas políticas centradas en la vida parisiense.

RECURSOS

Cogeval, Guy, Edouard Vuillard, The Montreal Museum of Fine Arts and National Gallery of Art, Yale University Press, Washington, New Haven y Londres, 2003.

Rewald, Sabine, “Vuillard’s Unlikely Obsession: Revisiting Place Vintimille”, Art in America, julio de 2001, págs. 70–79.

National Gallery of Art: https://www.nga.gov/exhibitions/2003/vuillard.html

[1] Édouard Vuillard, 1894