Guggenheim
  • es +
  • Community
Default image for educational_guide
Introducción

Bodys Isek Kingelez
Estrella roja congoleña (Étoile Rouge Congolaise), 1990
Papel, cartón, espuma de estireno, plástico y otros materiales encontrados.
85 x 92 x 50 cm
© Cortesía de Bodys Isek Kingelez
C.A.A.C-The Pigozzi Collection, Ginebra

“Quería poner mi arte al servicio de una comunidad que está renaciendo para crear un nuevo mundo, porque la alegría del mundo, a fin de cuentas, depende de las personas que lo habitan. Creé estas ciudades para que sean lugares de paz, justicia y libertad. Deben funcionar como pequeños estados seculares con estructuras políticas propias, sin policía y sin ejército”. —Bodys Isek Kingelez(1)

 

 

INTRODUCCIÓN

Bodys Isek Kingelez, o Jean Baptiste (nacido en 1948 en Kimbembele Ihunga, entonces el Congo Belga y fallecido en 2015 en Kinshasa, en la República Democrática del Congo), fue un artista conocido sobre todo por sus maquetas de metrópolis africanas utópicas fabricadas con papel, cartón y madera. Después de haber terminado la enseñanza secundaria, Kingelez se mudó a Kinshasa, la capital y la ciudad más grande de la actual República Democrática del Congo. Allí siguió estudiando a tiempo parcial, mientras subsistía con lo que ganaba impartiendo clases en un instituto(2). En 1969 se decidió a presentar una de sus primeras maquetas de edificios en el Museo Nacional de Kinshasa. Al principio, no creyeron que fuera capaz de crear aquella obra y le invitaron a quedarse para trabajar en el museo durante dos semanas y comprobar así si él era efectivamente el autor(3). Al haber constatado su habilidad, el museo lo contrató como restaurdaor de máscaras tribales(4).

Kingelez se inspiró en la caótica y anárquica urbe de Kinshasa, en continua expansión, para seguir experimentado con cartones y materiales encontrados, con los que elaboraba maquetas de estructuras arquitectónicas individuales, construcciones fantásticas que cuestionaban la condición humana y ofrecían una visión idealizada de la ciudad(5). Las llamaba extrêmes maquettes (maquetas extremas), ya que eran extremadamente extrañas, altas, detalladas y llenas de significado(6). Aunque carecía de formación como arquitecto y tenía pocas esperanzas de plasmar sus maquetas de cartón en edificios de verdad, Kingelez estaba convencido de que su modelismo arquitectónico contribuiría a “crear un nuevo mundo”(7).Para él, su arte exploraba las nociones de esperanza, renovación y regeneración(8).

En 1990 Kingelez construyó una de sus maquetas arquitectónicas futuristas, Estrella roja congoleña (Étoile Rouge Congolaise). Elaboró esta obra increíblemente detallada y colorista a base de papel, cartón, espuma de estireno y otros materiales encontrados. La estrella roja que corona la construcción da nombre a este edificio futurista. La maqueta puede parecer la representación moderna de un edificio socialista, ya que la estrella recuerda a la estrella roja de cinco puntas empleada desde 1917 como símbolo asociado a la ideología comunista. Se ha utilizado profusamente en banderas, emblemas estatales, monumentos, ornamentos y logotipos. Las maquetas de ciudades de Kingelez son un reflejo de sus ideas políticas sobre la sociedad y pretenden denunciar los excesos llevados a cabo en proyectos urbanísticos financiados por el Banco Mundial, que ignoraron las necesidades de la población local y que presagiaban una existencia ruinosa incluso antes de ser concluidos(9).

En 1994, en lugar de maquetas de estructuras arquitectónicas individuales, comenzó a construir ciudades enteras, con numerosos edificios, avenidas, parques, instalaciones deportivas y monumentos. Kingelez elaboró más de 300 maquetas a lo largo de su vida utilizando materiales que encontraba en el entorno urbano. Estas construcciones colosales, que iba incorporando en un entramado urbano cuidadosamente planificado a escala, cumplían todas las funciones de la metrópolis ideal africana que el artista soñaba con ver construida(10).

 

1. http://www.caacart.com/html/kingelez_bio_english.html

2. http://www.culturebase.net/artist.php?210

3. http://www.rfi.fr/afrique/20150320-hommage-kingelez-artiste-congolais-architecte-utopies

4. http://www.lemonde.fr/afrique/article/2015/03/17/l-artiste-congolais-bodys-isek-kingelez-est-mort_4594966_3212.html

5. http://www.caacart.com/html/kingelez_bio_english.html

Preguntas

Muestre Estrella roja congoleña, 1990

Pida a los alumnos que observen atentamente. ¿Qué es lo primero que llama la atención en la maqueta? Pídales que confeccionen una lista con cinco palabras que usarían para definirla.

Dígales que se imaginen que alguien construye realmente ese edificio. ¿Quién lo usaría?¿Para qué? Si entráramos dentro, ¿Qué veríamos? ¿Cómo nos sentiríamos?

Kingelez decía: “La alegría del mundo, a fin de cuentas, depende de las personas que lo habitan. Creé estas ciudades para que sean lugares de paz, justicia y libertad. Deben funcionar como pequeños estados seculares con estructuras políticas propias, sin policía y sin ejército”(1).

Kingelez estaba convencido de que el modelismo arquitectónico podría contribuir a crear un mundo nuevo. Pregunte a sus alumnos si creen que el arte puede contribuir a crear un mundo mejor y cómo puede lograrlo. Pídales que lo expliquen.

 

1. Making Africa — Un continente de diseño contemporáneo, cat. expo., Bilbao, Guggenheim Bilbao Museoa, pág. 202.

Actividades

Creando sus propias extrêmes maquettes (maquetas extremas).

Kingelez construyó maquetas de ciudades enteras que incluían numerosos edificios, avenidas, parques, instalaciones deportivas y monumentos. Kingelez consideraba estas maquetas, a las que llamaba “extrêmes maquettes” (maquetas extremas), como prototipos de una vida urbana basada en la comunidad en la África del futuro. El artista afirmaba: “Quiero que mi arte fomente la revitalización de las comunidades y, en última instancia, conduzca a la creación de un nuevo mundo (12)”.

Sugiera a sus alumnos que construyan una maqueta de un edificio que pueda formar parte del entorno urbano de Estrella roja congoleña, utilizando papel, cartón, poliestireno y otros materiales reciclados. Propóngales que utilicen como base del edificio un rectángulo de 15 x 10 cm o un cuarto de una hoja de DIN A4. Para ello, los alumnos deberán realizar el proyecto para su edificio utilizando una escala de 1 cm = 2 cm.

Cuando finalicen los edificios, pídales que junten todos los edificios en un entramado urbano. Cuando hayan colocado sus edificios, hablen en clase sobre qué elementos echan en falta para que funcione como una metrópolis ideal y constrúyanlos.

Presenten el proyecto final en una exposición en la escuela y haga que los alumnos escriban tarjetas explicando las decisiones que han tomado y escojan colectivamente un nombre para la ciudad que han creado.

Como alternativa, los estudiantes pueden realizar su proyecto utilizando un programa informático de diseño en 3D. Pueden descargarse el programa Google SketchUp en http://www.sketchup.com/es/download, o pueden utilizar otro programa para hacer maquetas en 3D.

 

12. Ibid.

 

VOCABULARIO

Banco Mundial: organismo internacional que se define como una fuente de asistencia financiera y técnica para los llamados países en desarrollo.

Maqueta: representación física de una estructura.

Modelismo arquitectónico: Bodys Isek Kingelez se refiere a este término para contextualizar su construcción de edificios y ciudades imaginarias.

 

RECURSOS

Cultural Base: fuente de información online sobre artistas internacionales, agentes culturales y expertos de diversos ámbitos.
www.culturebase.net 

Blog de Alfonso D’Urso
http://elviajedeunavida.blogspot.co.uk/2011/03/p-margin-bottom-0_01.html (en español)

Siegfried Forster, “Tribute to Kingelez, Congolese artist and architect utopias”, RFI, 20 de marzo, 2015.
www.rfi.fr/afrique/20150320-hommage-kingelez-artiste-congolais-architecte-utopies (en francés)

Smithsonian National Museum of African Art
http://africa.si.edu

The Contemporary African Art Collection
www.caacart.com

Vitra Design Museum
http://makingafrica.net

Yilmaz Dziewior, Bodys Isek Kingelez. Alemania: Hatje Cantz Publishers, 2001.