Guggenheim
Introducción

Torre Eiffel con árboles (Tour Eiffel aux arbres), verano de 1910
Óleo sobre lienzo
126,4 x 92,8 cm
Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York
Colección Fundacional Solomon R. Guggenheim, 46.1035

La Torre Eiffel, construida con motivo de la Exposición Universal de París de 1889, se convirtió en un símbolo de modernidad para Robert Delaunay (1885, París-1941, Montpellier, Francia), al igual que lo era para numerosas figuras literarias y artísticas de la época. Delaunay soñaba con derribar fronteras y transformar Europa en una comunidad global, y la Torre Eiffel, en su condición de plataforma radiofónica, simbolizaba las comunicaciones internacionales. Delaunay pintó la torre por primera vez en 1909 para celebrar su compromiso con la también artista Sonia Terk; volvería a convertirla en objeto de al menos treinta de sus obras a lo largo de los siguientes años; y, de nuevo, este motivo aparecería en su producción en la década de 1920.

En sus primeras obras sobre este tema, Delaunay emplea una limitada paleta de colores y formas sencillas, como bloques. La Torre Eiffel, que ocupa un lugar central en cada una de las composiciones, adquiere la presencia simbólica de un personaje retratado. Torre Eiffel con árboles es una composición dinámica, que anuncia un cambio en el estilo del artista. Delaunay muestra la torre desde distintos puntos de vista, captando y sintetizando diversas impresiones a un tiempo. Resulta significativo que el autor realizara este cuadro cuando se encontraba lejos de París, trabajando de memoria.

Torre Eiffel con árboles marca el comienzo de la fase de Delaunay que él mismo calificó como “destructiva”: la forma sólida de sus obras anteriores se vuelve fragmentaria y comienza a desmoronarse. Delaunay escogió un tema que le permitía entregarse a su preferencia por los espacios amplios y la sensación de atmósfera y luz, al tiempo que evocaba un símbolo de modernidad y progreso. Los logros estilísticos de Delaunay representan el nuevo siglo y su giro hacia la urbanización.

Muchas de las imágenes de Delaunay son perspectivas que se contemplan desde una ventana enmarcada por cortinas. En Torre Eiffel, los edificios que rodean a la torre se curvan cual cortinajes. El recurso de la ventana que se emplea en esta serie permite combinar los ámbitos del exterior y el interior, y alude a la idea tradicional, romántica, de la ventana abierta.

Preguntas

Antes de mostrar a la clase las pinturas de Robert Delaunay, el profesor proyectará una fotografía de la Torre Eiffel, así como imágenes antiguas de este monumento en internet. Se sabe que Robert Delaunay tenía varias postales con fotos de la Torre Eiffel que tal vez utilizara como referencia para algunos de sus cuadros.

¿Qué ves en estas imágenes? ¿Qué sabes de la Torre Eiffel? El profesor puede proporcionar información histórica para que los alumnos comprendan que la Torre Eiffel no solo era una impresionante estructura arquitectónica, sino también un símbolo de la modernidad parisina.

Tras observar detenidamente la obra Torre Eiffel con árboles, verano de 1910, contesta a las siguientes preguntas:

¿En qué se parecen o se diferencian la pintura de Delaunay y la fotografía de la Torre Eiffel? ¿Qué adjetivos utilizarías para describir esta obra?

A lo largo de su vida, Delaunay se concentró (algunos afirman que de forma obsesiva) en determinados lugares que pintó una y otra vez. Si tuvieras que escoger un lugar para explorarlo una y otra vez, ¿qué sitio escogerías? ¿Por qué?

Actividades

El sitio web de la Torre Eiffel contiene información sobre multitud de aspectos distintos de este monumento. Nos podemos hacer una idea de la importancia que tenía la Torre Eiffel para los parisinos a comienzos del siglo XX visitando la página http://www.toureiffel.paris/es.html

Cuando se anunció la construcción de la Torre Eiffel en 1888, se produjo un gran revuelo en París. La gente no quería una espantosa monstruosidad como aquella en la misma puerta de sus hogares. Pensaban que se precipitaría sobre sus hogares y los aplastaría; la llamaron “monstruo de metal” [1]. Nadie se imaginaba que se convertiría en uno de los más queridos símbolos de Francia. Sin embargo, en 1889, cuando se inauguró la Exposición de París, la Torre Eiffel fue el reclamo que atrajo al mayor número de visitantes, y no tardó en convertirse en un símbolo internacional.

Numerosas ideas revolucionarias fueron inicialmente criticadas, y finalmente apreciadas por el público. ¿Conoces ejemplos de obras de arte, literatura o arquitectura, inventos o ideas que en un principio suscitaran críticas por parte de la opinión pública, pero que acabaron ganándose su aceptación? ¿Cuáles? ¿Por qué crees que fueron criticadas?

Además de Robert Delaunay, muchos otros artistas, como Marc Chagall (1887–1985), Pablo Picasso (1881–1973), Henri Rousseau (1844–1910) y Georges Seurat (1859–1891), pintaron la Torre Eiffel, cada uno con un estilo distinto. Contempla las representaciones de la Torre Eiffel que estos otros artistas hicieron. ¿Cuáles son las similitudes o las diferencias que encuentras con el enfoque de Delaunay?

Aparte de pintores, también escritores y poetas han encontrado su fuente de inspiración en la Torre Eiffel y en los cuadros que Delaunay pintó de ella. Los últimos versos del poema de Blaise Cendrars (1887–1961) “Torre”, escrito en agosto de 1913 y dedicado a Robert Delaunay, rezan:

Tú lo eres todo
Torre
Dios antiguo
Bestia moderna
Espectro solar
Tema de mi poema
Torre
Torre del mundo
Torre en movimiento

Comenta con tus compañeros este pasaje y su relación tanto con la Torre Eiffel como con los cuadros que Delaunay pintó de ella. A continuación, compón un poema sobre un lugar que sea especial para ti. ¿A quién dedicarías tu poema? ¿Por qué?

1 Goldman Rubin, Susan, There Goes the Neighborhood: Ten Buildings People Love to Hate, Holiday House, Inc., Nueva York, 2001, pág. 17

VERSIÓN IMPRIMIBLE