Guggenheim

“Las imágenes de las personas reflejan su época como ningún otro medio. Cuando los retratos tienen calidad artística reflejan la cultura, el momento y muchas otras cosas […] El arte es una forma de historia […] Ahora, una pintura es [el retrato de una persona], junto al hecho de que también hay un Zeitgeist, el espíritu de la época”
Alice Neel: Patricia Hills, Alice Neel, 1983

Alice Neel es constante en su compromiso de pintar “cuadros de personas”, en especial de quienes la rodean y de figuras que forman parte de la contracultura estadounidense de su época. Así, muchos de sus modelos son desconocidos, pero también retrata a artistas, activistas, líderes de los derechos civiles y celebridades que en diferentes momentos de su vida pertenecen a su ámbito. Neel se siente atraída por las personas que trascienden los límites sociales, políticos y culturales, y se centra en las características únicas de sus modelos, cuidando cada elemento de la composición para destacar tanto su personalidad como sus rasgos más excéntricos.