Guggenheim

Esta instalación arquitectónica de Huang Yong Ping desplegada en dos partes constituye el escenario de la vida. El puente es una jaula sinuosa en forma de arco en cuyo interior se mueven serpientes y tortugas entre esculturas chinas de bronce que representan animales mitológicos. Bajo El puente se halla El teatro del mundo, una estructura semejante a un caparazón de tortuga que contiene reptiles y cientos de insectos vivos.

El diseño de Huang remite al panóptico, un modelo de prisión ideado por el filósofo inglés del siglo XVIII Jeremy Bentham que permitía la vigilancia constante desde un único punto central de todo el recinto, al que posteriormente se referiría Michel Foucault en su libro Vigilar y castigar (1975) como metáfora del modo en que las sociedades modernas controlan a las personas. Esta instalación de Huang también se inspira en la criatura mitológica y deidad taoísta Xuanwu, un híbrido con cabeza y cola de serpiente y cuerpo de tortuga (simbólicamente, los animales más poderosos de la cosmología china, cuya unión, según ciertos relatos, originó el universo). Aludiendo a la cosmología y la magia taoísta, a las teorías de Foucault sobre la modernidad como prisión y a los debates sobre los males de la globalización, Huang escribió:

¿Es El teatro del mundo un zoo de insectos? […] ¿Un espacio para observar la actividad de los “insectos”? ¿Una forma arquitectónica como un sistema cerrado? ¿Un cruce entre un panóptico y la práctica chamánica de coleccionar insectos? ¿Una metáfora del conflicto entre diferentes pueblos y culturas? ¿O más bien una representación moderna del antiguo carácter chino gu [caos]?