Guggenheim

Colección de cuatro narraciones musicales en forma de alegoría. La imagen y el sonido se funden para componer ritmos audiovisuales basados en la dinámica psicológica y emocional del individuo en relación con el medio. Los conceptos estéticos expresados están estrechamente vinculados con las singulares características de los sistemas de producción audiovisual más innovadores que estaban disponibles en 1976.

Levitación en la chatarrería (Junkyard Levitation)
Levitación en la chatarrería (Junkyard Levitation) es un juego visual en torno a “la mente sobre la materia”. Las técnicas de reciclado de metales y la tecnología del vídeo se unen momentáneamente para quebrar las leyes conocidas de la ciencia y demostrar que la psicoquinesia es válida en determinados contextos.

Canciones de la inocencia (Songs of Innocence)
Canciones de la inocencia (Songs of Innocence) es una alusión al poeta William Blake. Las imágenes y las voces de unos niños cantando en los jardines de una escuela parroquial de un barrio de las afueras reaparecen como si flotaran en el aire, despertando la percepción del espectador y evocando una relación visual entre la memoria, la puesta de sol y la muerte.

El espacio entre los dientes (The Space Between the Teeth)
La estructura de El espacio entre los dientes (The Space Between the Teeth) es la estructura del fenómeno acústico y la dinámica psicológica de alguien que grita a voz en cuello al final de un largo y oscuro pasillo de aire industrial. El empleo de técnicas de montaje por ordenador permite generar relaciones de precisión matemática entre el sonido y la imagen, y crear la inversión momentánea de fondo/figura de la segunda parte del vídeo.

La verdad a través de la individuación de la masa (Truth Through Mass Individuation)
La verdad a través de la individuación de la masa (Truth Through Mass Individuation) alude a los escritos de Carl Jung sobre el individuo y la masa. Tres acciones abruptas y violentas quedan captadas y suspendidas en el tiempo por la memoria del vídeodisco. La tensión se contiene y luego se libera cuando aparece una figura a punto de descargar su frustración en acto violento contra el entorno. En la cuarta y última escena, el hombre se entrega pasivamente y es absorbido por los gritos de una masa de 40.000 espectadores durante un partido nocturno de béisbol.