Guggenheim

“[El embarazo] no es lo que me interesa; es un mero hecho de la vida. Es una parte muy importante de la vida y ha sido descuidada. Considero que como tema es perfectamente legítimo, y la gente, por falsa modestia, o por cobardía, nunca lo ha mostrado”
Alice Neel: Patricia Hills, Alice Neel, 1983

A lo largo de su carrera Neel situó en primer plano el tema de la maternidad, realizando pinturas sobre madres en distintas etapas, tanto antes como después del parto, que se encuentran entre sus obras más radicales. A diferencia de los clichés fantasiosos en torno a la maternidad que abundan en la cultura popular y en las bellas artes, las madres de Neel son francas y concretas. Sus pinturas y dibujos reflejan con empatía el reto que supone dar a la luz y criar a los hijos. Neel conoce las presiones físicas y psicológicas que acompañan a la maternidad, principalmente en el caso de las madres que poseen ambiciones profesionales, como ella. Sus desnudos de mujeres embarazadas, que no tienen precedentes en la historia del arte, resultan especialmente notables en una sociedad que evita mostrar públicamente esta iconografía.