Guggenheim

La obra de Jenny Holzer ha sido parte integrante del Museo desde sus orígenes, como bien ejemplifica su Instalación para Bilbao (Installation for Bilbao), situada en la sala 101 y creada por la artista en 1997 específicamente para esta ubicación.

A lo largo de más de cuatro décadas, la artista estadounidense ha presentado ideas, argumentos y aflicciones que se caracterizan por su mordacidad en exposiciones internacionales y en espacios públicos de todo el mundo, como el 7 World Trade Center, la Bienal de Venecia, los Museos Guggenheim de Nueva York y Bilbao, el Whitney Museum of American Art o el Louvre Abu Dhabi. Holzer reside y trabaja en Nueva York; ha recibido galardones como el León de Oro de la XLIV Bienal de Venecia (1990), el Premio Crystal del World Economic Forum (1996) o la Medalla de las Bellas Artes del Departamento de Estado estadounidense (2017); y es doctora honoris causa por el Williams College, la Rhode Island School of Design, The New School y el Smith College.

Holzer cuestiona las convenciones del arte tradicional mediante la adopción de la palabra escrita como principal vehículo expresivo, que emplea con humor, compasión y valentía. Si bien muchos de los textos de sus series son de propia creación, en su trabajo también recurre a escritos poéticos y a la prosa de otros autores, así como a material de archivo relevante. Sus mensajes se plasman en camisetas, placas, letreros electrónicos o proyecciones lumínicas que recorren paisajes y formas arquitectónicas. Con su fuerte carga política y emocional, la obra de Holzer sorprende al público en los lugares más insospechados, generando toda una experiencia e invitando a los espectadores a reflexionar sobre temas comprometidos.

En 2019, el mismo año que nuestras salas acogieron la exposición Jenny Holzer. Lo indescriptible, el Museo Guggenheim Bilbao recibió la donación por parte de la artista de tres obras que complementan de manera significativa las cinco que ya formaban parte de la Colección Propia.

Una de ellas es HUBO UNA GUERRA (THERE WAS A WAR), consistente en un rótulo led con cuatro lados que se balancea desde un ensamblaje robotizado suspendido del techo de la sala. Para crear la obra, Holzer recogió documentación sobre la actual guerra civil siria, sus devastadoras consecuencias sobre la población y la crisis internacional de los refugiados, incluyendo 131 testimonios individuales recopilados entre 2011 y 2016 por las organizaciones Human Rights Watch y Save the Children. Las entrevistas realizadas a opositores civiles arrestados, detenidos y torturados por el régimen de Assad y a desertores de las agencias militares y de inteligencia sirias arrojan luz sobre la promesa incumplida de la Primavera Árabe en Siria. Las declaraciones de menores sirios y sus progenitores dan voz a las numerosas familias que han tenido que huir de sus hogares en los últimos ocho años y ahora se enfrentan a abrumadores desafíos.