Guggenheim
Pierre Renoir
Mujer con periquito (La femme à la perruche), 1871

Óleo sobre lienzo
92,1 x 65,1 cm
Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York, Colección Thannhauser, donación, Justin K. Thannhauser 78.2514.68

Introducción

 “Devuelvo, junto con esta carta, las fotografías de ambos cuadros. La Mujer con periquito debió pintarse en 1871 como muy tarde, porque después no volví a ver a la mujer que posó para esta obra. De cualquier modo, no tienen ningún valor, especialmente la Mujer con un pájaro [sic]. Por favor, no se entusiasme demasiado con estos garabatos”. [1]

Pierre Auguste Renoir (1841–1919) fue célebre por sus cuadros resplandecientes e íntimos y reconocido por los críticos como uno de los pintores más originales de su época. A diferencia de los numerosos pintores impresionistas que se centraron principalmente en el paisaje, a Renoir le interesaba tanto pintar figuras humanas en solitario o retratos de grupos familiares como paisajes. Para él, la composición y la forma eran tan importantes como los efectos de la luz.

Renoir nació en Limoges, Francia, el 25 de febrero de 1841. Con 14 años, se hizo aprendiz de pintor de porcelana, y llegó a ser en un experto pintor de motivos chinos. La obra temprana de Renoir recibió la influencia de dos artistas franceses: Claude Monet, en el tratamiento de la luz, y el pintor romántico Eugène Delacroix, en el tratamiento del color. Renoir exhibió por primera vez sus pinturas en París en 1864, pero no obtuvo reconocimiento hasta 1874, en la primera exposición de pintores de la nueva escuela impresionista. Se convirtió en uno de los principales miembros de los impresionistas, con quienes compartía el interés por captar el fugaz efecto de la luz y la atmósfera sobre el color y la forma. Renoir expuso con este grupo en las muestras independientes que organizaron en la década de 1870 como alternativa al Salón anual oficial de París, consolidando definitivamente su reputación con una exposición individual en la galería Durand-Ruel de París, en 1883. Durante los últimos veinte años de su vida, el artista quedó afectado por la artritis. Incapaz de mover libremente las manos, siguió pintando con un pincel atado a su brazo. El pintor falleció en el pueblo de Cagnes, en el sur de Francia, el 3 de diciembre de 1919.

La mujer que sostiene el loro en su cuadro Mujer con un loro (1871) fue amiga y compañera de Renoir durante seis años. Se trata de Lise Tréhot, cuyos rasgos juveniles se pueden reconocer en no menos de 16 lienzos más, que el artista pintó entre 1867 y 1872. El loro era un animal doméstico popular y exótico en aquella época. El vestido de tafetán negro con puños blancos y banda roja acentúa el pelo negro y la piel blanca de Lise; las paredes, verde oscuro, y las plantas sugieren un interior más bien formal y cargado.

El manejo del pincel, ligero y con rica textura, sugiere que el artista ha captado a una adorable y joven mujer burguesa en su tiempo libre. No obstante, la importancia de los tonos oscuros en el cuadro, la expresión ambivalente de la mujer y el espacio claustrofóbico que ocupa indican que no se trata de una simple visión de un pasatiempo frívolo. Las hojas puntiagudas de las plantas, a los pies de la modelo, se acercan a ella, limitando su espacio y el del pájaro. El vestido, elaborado, con volantes y lazos rojos, y la expresión pensativa sugieren que la imagen de la mujer puede ser la metáfora de un pájaro enjaulado. En la pintura de género de las décadas de 1860 y 1870, las mujeres vestidas tan suntuosamente solían ser consideradas prostitutas de alto nivel. En ocasiones, el loro y la jaula dorada son interpretados como símbolos eróticos. El tema de una mujer sosteniendo un loro aparece en obras de la década de 1860 de Gustave Courbet, Édouard Manet y Edgar Degas. Este cuadro también ha sido descrito como una celebración del color negro, que Renoir llamó “la reina de los colores”.

Preguntas

Muestre la obra Mujer con periquito, 1871, y comunique a sus alumnos las siguientes propuestas:

Describid este cuadro a un compañero de clase con todo el detalle posible. ¿Qué habéis descubierto al describir el cuadro que no hubierais notado a primera vista?

Describid el entorno que sugiere el cuadro. ¿Dónde estamos? ¿De qué época se trata? ¿Qué veis que justifique vuestras conclusiones? Si este cuadro cobrase vida, ¿qué sonidos oiríais? ¿Qué ocurriría a continuación?

Adoptad la pose de la mujer del cuadro. Definid qué se siente en ella.

Describid un día en su vida. ¿A qué hora se levanta? ¿Qué desayuna? ¿Qué tipo de cosas puede hacer un día cualquiera? ¿Qué detalles del cuadro respaldan vuestras ideas? ¿En qué creéis que la vida de esa mujer es parecida o diferente a la vuestra? ¿Os gustaría vivir su vida por un día? ¿Por qué sí o no?

Se trata del retrato de una mujer que el artista conoció, llamada Lise Tréhot (1848–1922). Tenía 23 años cuando posó para este cuadro. Si pudierais, ¿qué le preguntaríais?

Actividades

Si tuvieran que hacerse retratar por un artista, ¿qué les gustaría a los alumnos que reflejase de ellos?, ¿en qué entorno se colocarían?, ¿qué se pondrían?, ¿qué pose adoptarían? Sugiera a los estudiantes que hagan un dibujo preliminar de ese retrato.

En esta obra vemos cómo se habría vestido una mujer de clase media alta en 1871. Los alumnos podrían investigar, en la biblioteca o en internet, cómo se habría vestido un hombre, un niño o una persona de clase socioeconómica inferior. ¿Cómo reflejan las modas de cada momento el estilo de vida y los valores culturales? ¿Cómo refleja la moda actual el estilo de vida y la cultura de hoy en día?

Esta pintura, Mujer con periquito, ha sido descrita como una oda al color negro, que Renoir llamaba “la reina de los colores”. ¿Por qué diría eso Renoir? ¿Están los alumnos de acuerdo o en desacuerdo con él? Podrían realizar una pintura en la que el color principal sea el negro y, una vez finalizada la obra, estudiar de nuevo la frase de Renoir.

Si se lee de nuevo la cita incluida al principio de esta unidad, se entiende que, al volver a ver este cuadro cuarenta años más tarde, Renoir no lo recuerda y dice que la obra no vale nada. ¿Creen los estudiantes que los artistas son siempre quienes mejor juzgan el valor de su propia obra? ¿Por qué? ¿Alguna vez han sido elogiados por un trabajo que no valoraban? ¿En alguna ocasión han presentado una obra o un trabajo que apreciaban y que fue criticado por los demás? ¿Cómo evalúan los artistas su propio trabajo?

El escritor francés Emile Zola (1840–1902) fue contemporáneo de Renoir. La obra literaria de Zola ofrece una visión de la vida parisina de finales del siglo XIX. Entre 1871 y 1893, Zola escribió una serie de veinte novelas con el título genérico Los Rougon-Macquart, tratando la historia de dos ramas de una familia: los Rougon, comerciantes burgueses y los Marquart, un grupo de contrabandistas. A partir de una meticulosa investigación, Zola produjo una deslumbrante y detallada imagen de la vida en Francia, concretamente en París, a finales del siglo XIX. Pida a los alumnos que lean pasajes de las obras de Zola, en internet o en la biblioteca, y que abran un debate en clase sobre ellos.

VOCABULARIO

Impresionismo: en Francia, hacia la década de 1870, los pintores impresionistas abandonaron la búsqueda tradicional de la reproducción ilusoria del espacio real en las pinturas de corte académico y en su lugar explotaron las posibilidades de la pintura para explorar los efectos fugaces de la naturaleza y las peculiaridades de la sensación visual. Compartieron recursos estilísticos como la pincelada suelta y el rechazo de la técnica del claroscuro (efectos de luz y sombra).

Pintura romántica: estilo artístico del siglo XIX que se rebeló contra las normas de la escuela dominante y buscó fuentes de inspiración alternativas.

Salón: en Francia, en el siglo XIX, los salones eran las principales exposiciones que presentaban ante el público obras de artistas nuevos y consolidados.

RECURSOS

Pach, Walter, Pierre Auguste Renoir. Nueva York: Harry N. Abrams, 1950.

Renoir, Jean, Renoir, mi padre. Barcelona: Alba Editorial, 2007.

Rewald, John, Historia del impresionismo. Barcelona: Seix Barral, 1994.

Matthew Drutt, ed., The Thannhauser Collection of the Guggenheim Museum. Nueva York: Guggenheim Museum, 2001.

[1] Thannhauser: The Thannhauser Collection of the Guggenheim Museum. Nueva York, Guggenheim Museum Foundation, 2001, pág. 206.