Guggenheim
Introducción

Constantin Brancusi
Rey de reyes (Le roi des rois), 1938
Madera de roble
300 x 48,3 x 46 cm
Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York 56.1449
© VEGAP, Bilbao, 2016
Photo: David Heald © SRGF

“Cuando ya no seamos niños, estaremos muertos.” Constantin Brancusi[1]

Constantin Brancusi (Hobita, Rumanía, 1876–París, 1957) rompió con muchas de las convenciones de la escultura. En 1907, trabajó durante solo un mes para el maestro francés Auguste Rodin (1840–1917), antes de decidir abandonarlo, pues, según sus propias palabras: “Nada crece a la sombra de un gran árbol”. Rodin tenía numerosos asistentes que le ayudaban a fundir o tallar sus esculturas; sin embargo, Brancusi prefería crear las suyas con sus propias manos, estableciendo así una conexión íntima con los materiales, en la mayoría de los casos a través de la talla directa.

En 1924, aparecía retratado en fotografías como un leñador rumano, trabajando entre sus esculturas[2] (a diferencia de Auguste Rodin, a quien a menudo se representaba como El pensador, alejado de sus obras). Durante la Segunda Guerra Mundial e inmediatamente después de su conclusión, Constantin Brancusi comenzó a centrarse de manera casi exclusiva en la escultura en madera, un material que consideraba lleno de potencial metafórico y con el que estaba muy familiarizado, al haberse formado como carpintero.

Originalmente, la monumental obra realizada en roble Rey de reyes (1938) había sido creada para ocupar el Templo de la Meditación de Brancusi, un santuario privado encargado en 1933 por el maharajá de Indore Yeshwant Rao Holkar. Si bien nunca llegó a construirse, el templo —diseñado como una cámara sin ventanas (salvo una apertura en el techo), con un estanque que reflejaba el interior, frescos de aves y una entrada subterránea— habría encarnado las inquietudes principales del arte de Brancusi: la idealización de la forma estética; la integración de arquitectura, escultura y mobiliario; y la evocación poética del pensamiento espiritual. Las formas de Rey de reyes están inspiradas en las esculturas y tallas africanas, en la artesanía en madera rumana, y en la tendencia a la abstracción de la vanguardia contemporánea. Estas formas conferían a sus esculturas interpretaciones, o al menos asociaciones, metafóricas nuevas. A menudo, combinaba unas piezas con otras, jugando con ellas en su estudio como si de juguetes se tratara, y las fotografiaba en diversas configuraciones. Muchas de las esculturas de Brancusi permanecían en su estudio durante largos períodos de tiempo, aunque solo fuera porque no siempre lograba venderlas. Mientras estaban allí, las reorganizaba, las tallaba y retallaba una y otra vez, las destruía y las reconstruía constantemente [3] .

La madera despertó en Brancusi cierta inclinación hacia el Expresionismo, que le llevó a producir tallas únicas. Mientras que sus esculturas en piedra o metal representan formas arquetípicas, como pájaros en pleno vuelo y figuras durmientes, las obras en madera sugieren personajes o entidades espirituales concretos. Por ejemplo, Rey de reyes puede interpretarse como la afán de Brancusi por trasladar el poder de las religiones orientales a una forma escultórica. El título original de la obra era L'esprit du Bouddha [El espíritu de Buda], y se sabe que Brancusi estaba familiarizado con el Budismo a través de las obras del filósofo tibetano Milarepa.

Preguntas

Observa Rey de reyes, 1938. Haz un boceto de la imagen. A continuación, comenta con otro alumno lo que has descubierto en el proceso de dibujo.

¿Cómo titularías esa obra? Elabora una lista de posibles títulos. Confróntalos con el título real de la obra. ¿Qué relación crees que este guarda con la escultura?

Actividades

Brancusi admiraba a Rodin y su obra contiene una respuesta a la del maestro. En esta actividad, crearás una obra de arte que constituya una respuesta al trabajo de Brancusi. Para ello, deberás empezar seleccionando, al menos, tres obras del artista y confeccionando una lista de palabras para describir lo que aprecias o te interesa de estas obras. A continuación, podrás utilizar las mismas palabras a modo de inspiración para hacer un dibujo (si existiera la posibilidad, sería ideal que conocieras en persona esculturas del artista e hicieras dibujos a partir de su observación). Una vez que hayas terminado tus dibujos, reflexiona sobre el modo en que estos responden a las esculturas. A continuación, redacta un texto, como artista, en el que expliques cómo te inspiró el artista que te precedió. Si pudieras crear una escultura en respuesta a su obra, ¿qué aspecto tendría?
Brancusi escribió numerosos aforismos acerca de su obra y del arte en general. Estas breves afirmaciones tenían como finalidad plasmar una verdad fundamental. Elige un aforismo de Brancusi y escribe una redacción desarrollando su significado. En este texto, puedes responder a preguntas como:

¿Estás de acuerdo o en desacuerdo con la afirmación de Brancusi?

¿Qué relevancia crees que tiene esta afirmación en el arte de Brancusi?

¿Qué importancia crees que podría tener en otros ámbitos?

Aforismos:

“La simplicidad es la complejidad resuelta.”[4]
“La belleza es el equilibrio absoluto.”
“La belleza es la armonía de los opuestos.”
“El arte es crear cosas que no nos son familiares.”
“Si nos limitamos a la reproducción exacta, detenemos la evolución del espíritu.”[5]
“La simplicidad no es un fin en el arte, pero uno alcanza la simplicidad, a pesar de uno mismo, al acercarse al verdadero sentido de las cosas.”[6]
“Ver a lo lejos es una cosa; ir hasta allí es cosa bien distinta.”
“Las teorías no son sino especímenes sin sentido. Solo cuentan las acciones.”[7]
“Hay una finalidad en cada cosa. Para llegar allí, uno tiene que liberarse de sí mismo.”[8]

Brancusi creó muchas de sus esculturas mediante la talla directa, un tipo de escultura que supone menos planificación y más espontaneidad, y no utiliza moldes ni maquetas intermedios. En la talla directa, el escultor trabaja de memoria, o lo hace mientras observa el tema. En esta actividad, tendrás la oportunidad de explorar la talla directa.

Entre los materiales y las herramientas que se pueden emplear para ello se encuentran los bloques de jabón, la cera, el poliestireno, la arcilla, el yeso y la madera de balsa. Puedes dibujar un motivo en todas las caras del bloque e ir eliminando el material sobrante, o bien intentar recrear la forma de un objeto que ves mientras esculpes. Posteriormente, puedes suavizar o pulir la superficie utilizando papel de lija u otro material. En las fotografías que el propio Brancusi hacía de su estudio, se puede ver apreciar como él también dibujaba con tiza sobre las piezas de madera para luego tallarlas directamente.

1. Giménez, Carmen y Gale, Matthew, eds. Constantin Brancusi: The Essence of Things, pág. 19. Cat. expo. Londres: Tate, 2004. pág. 130.
2. Ibíd., págs. 61-62.
3. Ibíd., pág. 62.
4. Giménez, Carmen y Gale, Matthew, eds. Constantin Brancusi: The Essence of Things, pág. 19. Cat. expo. Londres: Tate, 2004, pág. 19.
5. Stemp, Richard. Constantin Brancusi: The Essence of Things. Teacher and Group Leaders’ Kit. Londres: Tate Modern, 2004
6. Constantin Brancusi: The Essence of Things. Folleto. Londres: Tate Modern, 2004.
7. Giménez y Gale, ibíd., pág. 130.
8. Fondation Beyeler y Guggenheim Bilbao Museoa, Brancusi–Serra. Cat. expo., 2011, pág. 18, pág. 14.

VERSIÓN IMPRIMIBLE