Guggenheim

Mediante el característico estilo de L’Hourloupe, Dubuffet establece un vocabulario que le permite “sumirse en la fantasía, en un universo paralelo y fantasmagórico”. Con el tiempo, este universo comienza a expandirse hacia el espacio tridimensional, al crear Dubuffet esculturas cubiertas por el mismo sistema de celdas interconectadas. En muchas de estas obras aparecen personajes inventados que poseen una presencia misteriosa. El título Bidon l’Esbroufe, que se resiste a ser traducido, sugiere falsedad, pretensión. Resulta curioso que Logogrifo con mueca otorgue no solo una forma física, sino una cara y una actitud de escepticismo a un logogrifo, una especie de acertijo que a menudo se presenta en forma de verso.