Guggenheim
LOIE FULLER

Como parte del proyecto Didaktika, el Museo diseña espacios educativos y organiza actividades que complementan las exposiciones, proporcionando herramientas y recursos, tanto en las salas como online, para facilitar la apreciación y comprensión de las obras que se muestran.

¿Cómo expresar la energía de un elemento intangible como la electricidad?

A finales del siglo XIX, Loïe Fuller creó nuevas formas de entender el espacio: en su famosa Danza serpentina, su cuerpo en movimiento recibía proyecciones de luz y color. Además de haber sido una precursora de la danza moderna, Fuller diseñó originales escenografías y su propio vestuario. Se interesó por descubrimientos y avances tecnológicos como el radio y la radiactividad y recibió el asesoramiento de científicos como el matrimonio Curie.

Atsuko Tanaka ideó un traje a partir de cables y lámparas tubulares programadas para iluminarse aleatoriamente: Vestido eléctrico (1956). Ataviada con esta pesada y peligrosa indumentaria, que aprisionaba su cuerpo y le imponía unos movimientos lentos y limitados, Tanaka presentaba la obra como un cuadro luminoso en constante transformación, reflejando el carácter ambivalente de la tecnología, símbolo tanto de progreso como de destrucción.

M.L. Fuller. Imagen de la patente del mecanismo para producir efectos escénicos