Guggenheim
Helen-Frankenthaler

Como parte del proyecto Didaktika, el Museo diseña espacios educativos y organiza actividades que complementan las exposiciones, proporcionando herramientas y recursos, tanto en las salas como online, para facilitar la apreciación y comprensión de las obras que se muestran.

A comienzos del siglo XX tuvieron lugar importantes cambios políticos y sociales en toda Europa. Entre los creadores de vanguardia se fue estableciendo la idea del poder transformador del arte y su capacidad para mejorar la sociedad. Artistas como Kazimir Malevich, Vasily Kandinsky o Piet Mondrian fueron pioneros en la utilización de un lenguaje abstracto o no objetivo, es decir, sin referente alguno al mundo natural, con el fin de expresar una emoción pura.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el Expresionismo Abstracto, cuyo epicentro fue Nueva York, gobernó la escena artística de EE. UU., sobre todo el ámbito de la pintura, otorgando protagonismo a la pincelada gestual o a los campos de color.

No obstante, la diversidad de posibilidades que encontramos en esta exposición demuestra que muchas artistas trabajaron al margen de los límites del modelo artístico establecido. Además de la pintura, exploraron otros medios, como la danza, la performance, la fotografía o las instalaciones,
y emplearon materiales humildes, como chatarra, bombillas, celofán u objetos encontrados. Gracias a ellas descubrimos nuevas formas de transgredir las jerarquías artísticas.

American abstract expressionist painter Helen Frankenthaler at work on a large canvas, 1969. (Photo by Ernst Haas/Hulton Archive/Getty Images