Guggenheim
Marina | Gerhard Richter | Guggenheim Bilbao Museoa
Exposición pasada

Gerhard Richter (1932) nació poco antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial en Dresde, ciudad que al terminar la contienda pasaría a formar parte de Alemania Oriental. Pronto, el interés del artista por el Informalismo y el Expresionismo que se cultivaban al otro lado del Muro le llevó a abandonar su localidad natal. Tras afincarse en Düsseldorf, realizó “sus primeras pinturas basadas en fotografías” con las que el artista buscaba un “nuevo comienzo” y, si bien anteriormente ya había creado piezas de este tipo, Richter consideraba que las fotopinturas previas a 1962 pertenecían al pasado. Dentro de esta tipología de obras, las marinas constituyen un conjunto que Richter desarrolló desde finales de los años sesenta hasta 1998, fecha de Marina (Seestück), obra que pertenece a la Colección del Museo Guggenheim Bilbao.

Esta exposición presentará por primera vez un conjunto destacado de estas obras en las que el autor recurre tanto a fuentes tradicionales —los paisajes melancólicos y atmosféricos del pintor romántico alemán Caspar David Friedrich— como a las populares instantáneas tomadas en vacaciones, para plasmar una reflexión sobre la naturaleza de la percepción visual. Con estas pinturas y dibujos, Richter nos enfrenta al problema de la representación, puesto que la superficie pintada y el registro fotográfico se funden. Para ello, el artista aplicó el pigmento muy diluido, logrando la superficie lisa de una fotografía y, al igual que sucede con algunas instantáneas, desenfocó la imagen con el fin de lograr que fuera más difícil distinguir si se trata de una pieza fotográfica o pictórica. En algunas de estas obras, el cielo y el mar procedentes de dos imágenes distintas se funden llegando en algunos casos a ser casi intercambiables, y dejando a nuestra percepción la identificación de cada uno de ellos.

Comisaria: Lucía Agirre

Gerhard Richter
Marina (Seestück), 1998
Óleo sobre lienzo
290 x 290 cm
Guggenheim Bilbao Museoa
© Gerhard Richter, Bilbao, 2019