Guggenheim
Exposición pasada

El trabajo de Giorgio Morandi (1890−1964), uno de los pintores de naturalezas muertas más innovadores del siglo XX, no resulta fácil de clasificar. Sus enigmáticas composiciones de botellas, floreros y cajas continúan seduciendo a los espectadores con su aparente sencillez y su impresión subjetiva de irrealidad.

Morandi residió durante toda su vida en su ciudad natal, Bolonia, si bien pasaba los veranos en las montañas de Grizzana, en la región de Emilia-Romagna. Vivió y trabajo en su estudiodormitorio, un escenario singular, semejante a una naturaleza muerta, rodeado de sus objetos predilectos, que configuraba una y otra vez de maneras sutilmente diferentes, centrándose en las posibilidades infinitas que ofrecía la representación de artículos domésticos triviales.

Aunque Morandi dejó Bolonia tan solo en escasas ocasiones, fue un verdadero viajero a través del tiempo. Perspicaz estudioso de historia del arte, tuvo en cuenta múltiples referentes para formarse como creador. Una mirada atrás examina un aspecto específico del trabajo del artista: el papel que desempeñó la pintura de los Maestros Antiguos en su propia producción. A través del análisis de las naturalezas muertas que realizó desde la década de 1920 hasta la de 1960, la exposición examina las conexiones que pueden establecerse entre estas imágenes y las de los autores a quienes Morandi admiró y estudió. Esta indagación revela mecanismos relacionados no tanto con la influencia o la apropiación, sino más bien afinidades electivas compartidas con estos artistas que le precedieron.

Una mirada atrás investiga tres de sus antecedentes, que proceden de tres países europeos distintos, centrándose en las referencias premodernas anteriores al siglo XIX: la pintura española del siglo XVII y la tradición del bodegón; los pintores boloñeses desde finales del siglo XVI hasta comienzos del XVIII; y las naturalezas y las escenas de género del artista francés del siglo XVIII Jean-Baptiste Siméon Chardin. Morandi dotó sus imágenes de floreros, botellas y cajas de toda la teatralidad del Siglo de Oro español, del naturalismo del Seicento italiano y de la intimidad que Chardin imprimió al mundo de los objetos cotidianos.

Giorgio Morandi hojeando una publicación de arte [detalle]
Foto: Libero Grandi
© Giorgio Morandi, VEGAP, Bilbao, 2019

Artista

Nacido en Bolonia, Giorgio Morandi (1890–1964) realiza sus intemporales bodegones, jarrones de flores y paisajes desde su estudio-dormitorio en su ciudad natal. Entre 1907 y 1913 asiste a la Academia de Bellas Artes de Bolonia y tiene un fugaz contacto con el Futurismo italiano, la vanguardia iconoclasta de su país. En 1919–20 se une a figuras como Carlo Carrà y Mario Sironi, así como a Giorgio de Chirico, en el efímero movimiento de la Pittura Metafísica.

Leer más

Sabías que...?

LAS MIRADAS DE MORANDI

Como parte del proyecto Didaktika, el Museo diseña espacios didácticos y actividades especiales que complementan las exposiciones y proporcionan herramientas y recursos —tanto en las salas como online— que facilitan la apreciación y comprensión de las obras expuestas.
Saber más

MORANDI, PAISAJE (PAESAGGIO, 1927)

Morandi pasaba los veranos en su estudio de Grizzana, un lugar recóndito en las colinas de la región de Emilia Romaña. Aquel idílico entorno influyó en su trabajo, como se aprecia en su Paisaje de 1927 que evoca la rica tradición paisajística anterior a Morandi. 
Saber más

MORANDI, NATURALEZA MUERTA (NATURA MORTA, 1952)

Los bodegones de Morandi a menudo sugieren todo un mundo a través de muy pocos objetos. En pinturas como su Naturaleza muerta de 1952, aquel mundo era Bolonia, la ciudad donde vivía y de la que salió en contadas ocasiones.
Saber más

MORANDI, AUTORRETRATO (AUTORITRATTO, 1917–19)

Al comienzo de su carrera, Morandi realizó un pequeño número de autorretratos. El más conocido es el que data de 1917–19, que revela su fascinación por el género del retrato a lo largo de diferentes períodos de la historia del arte.
Saber más

MORANDI, FLORES (FIORI, 1916)

La pintura de flores fue una constante en la práctica artística de Morandi. Sus Flores de 1916 revelan la atención que prestó a los precedentes de este género. El cuadro de Morandi sigue muy de cerca la obra de Henri Rousseau (Laval, 1844–París, 1910) Ramo de flores con reinas margaritas y crisantemos.
Saber más

MORANDI, NATURALEZA MUERTA (NATURA MORTA, 1956)

Como ejemplifica la Naturaleza muerta de 1956, las pinturas de Morandi solían representar una sencilla disposición de objetos cotidianos. Con tan modesto tema, esta naturaleza muerta continúa la larga tradición del bodegón, que muestra la vida doméstica, muchas veces centrándose en la cocina.
Saber más