Guggenheim
Naturaleza muerta | Giorgio Morandi | Guggenheim Bilbao Museoa
Exposición pasada

Ya en la época en que estudiaba en la Academia de Bellas Artes de Bolonia, Giorgio Morandi centró su práctica en el grabado y la pintura de paisajes y naturalezas muertas, géneros que predominarán más adelante en su producción. Inicialmente bajo la influencia de los maestros italianos (Giotto, Uccello, Masaccio) y, posteriormente, de Cézanne, el Cubismo y el Futurismo, su obra fue adquiriendo de manera paulatina una orientación metafísica. Desde 1920 se dedicó a la investigación de la realidad objetual (botellas, vasos o cajas) y paisajística, que él reduce a una sobriedad esencial. Su pintura, figurativa por antonomasia, se diferencia del resto del arte pictórico del siglo XX por poseer una intensidad, belleza y atemporalidad únicas. Inspirados en los objetos más cotidianos, los bodegones de Morandi, extraordinariamente personales en cuanto a la composición, cromatismo y luz, llevan al extremo el afán de pureza, concentración y esencialismo del artista. Como dijo el propio artista, “se puede viajar por el mundo y no ver nada. Para lograr entenderlo no es necesario ver muchas cosas, sino mirar intensamente lo que ves”. Esta exposición propone una nueva forma de contemplar la obra de Giorgio Morandi, desde un enfoque que no se había adoptado hasta ahora, analizando la influencia que han tenido en su obra los antiguos maestros de las escuelas española (El Greco), boloñesa (Jacopo Bassano, Giuseppe Crespi) y francesa (Jean-Baptiste-Siméon Chardin) de los siglos XVI, XVII y XVIII.

Curator Petra Joos, con la colaboración de Giovanni Casini, y con el asesoramiento de Vivien Greene, Curator Senior de arte del siglo XIX y principios del siglo XX del Museo Guggenheim de Nueva York

Giorgio Morandi
Naturaleza muerta (Natura morta), 1949
Óleo sobre lienzo
30 x 45 cm
Nahmad Collection
© Giorgio Morandi, VEGAP, Bilbao, 2019